logoface
Vida de San Pío X
JOSESARTO

José Sarto (posteriormente San Pío X), nació en Riese, población cercana a Venecia (Italia) el año 1835 en el seno de una familia humilde, siendo el segundo de diez hijos. Al morir su padre, pensó dejar de estudiar para ayudar a su madre a mantener a su familia. Sin embargo, ella se lo impidió y pudo continuar sus estudios en el seminario gracias a una beca que le consiguió un sacerdote amigo de la familia.
Una vez ordenado sacerdote, fue coadjutor, párroco, canónigo, obispo de Mantua y Cardenal de Venecia, puestos donde duró en cada uno de ellos nueve años. Bromeando, comentaba que sólo iba a estar también nueve años de Papa.
En 1903, al morir el papa León XIII, fue convocado a Roma para la elección del nuevo Pontífice. Durante la elección, los Cardenales se inclinaron mayoríamente por el Cardenal Rampolla. Sin embargo, el Cardenal de Checoslovaquia anunció que el Emperador de Austria no le aceptaría como Papa, porque tenía  derecho de veto en la elección, por lo que Rampolla tuvo que retirar su candidatura.

Reanudada la votación, los Cardenales se inclinaron por el Cardenal Sarto, (quien suplicó que no lo eligieran) hasta que una noche un grupo de Cardenales le visitó para hacerle ver que no aceptar el nombramiento era no aceptar la voluntad de Dios.
Convencido de que si Dios da un cargo también da las gracias necesarias para llevarlo a cabo, aceptó.
Escogió el nombre de Pío inspirado en que los Papas que habían elegido ese nombre se habían enfrentado con muchas dificultades por defender la fe.

Tres eran sus más grandes características:

1.- La pobreza: fue un Papa pobre que nunca fue servido más que por dos de sus hermanas para las que tuvo que solicitar una pensión para que no se quedaran en la miseria a la hora de la muerte de Pío X.

2.- La humildad: Pío X siempre se sintió indigno del cargo de Papa, no permitía ningún lujo en sus habitaciones, y sus hermanas que le acompañaban no gozaban de privilegio alguno en el Vaticano.

3.- La bondad: Nunca fue difícil tratar con él, pues siempre estaba de buen humor y dispuesto a mostrarse como padre bondadoso con quien necesitara de él.

Una vez elegido Papa, decretó que ningún gobernante pudiese, en adelante, vetar a ningún Cardenal para poder ser elegido Sumo Pontífice.

Entre sus obras, destaca el combate contra las herejías de la época, especialmente contra el Modernismo, al que combatió en un documento llamado "Pascendi", estableciendo que los dogmas no se pueden cambiar.

Este decreto le valió ser llamado el Papa de la Eucaristía.

Fundó el Instituto Bíblico para perfeccionar las traducciones de la Biblia y nombró una comisión encargada de ordenar y actualizar el Derecho Canónico. Promovió el estudio del Catecismo.
Murió el 21 de agosto de 1914 después de once años de pontificado.
Fue canonizado el 29 de Mayo de 1954 por el Papa Pío XII.